domingo, 8 de enero de 2017

MISION GROENLANDIA 2016, CAPÍTULO FINAL, El descenso del río Kurssuaq

Para aquellos que no leyérais el artículo en la revista Oxigeno podéis leer ahora la historia completa del viaje que hemos hecho este verano. Ya queda un poco lejos pero me apetecía tener en el blog este articulo que por otro lado quedo precioso en la revista gracias a los diseñadores gráficos que se curraron una infografía sobre el viaje muy bonita. Bueno para los que os apetezca aquí la dejo...


UN EQUIPO Y UN PROYECTO

Todo empezó en Nepal, organizando una ruta hacia las fuentes del río Humla Karnali. Sentados frente al lago de Pokara, Mikel comentaba su amor por los territorios fríos, áridos y extremos. Mientras ultimábamos detalles sobre el trekking a Simikot, me hablaba sobre Groenlandia, un territorio poco conocido pero que producía un especial interés en él.

A la vuelta de Nepal diseñamos un proyecto que consistía en explorar diferentes zonas de Groenlandia para encontrar ríos de aguas bravas navegables; ríos que nacieran en el campo de hielo y recorrieran una gran distancia hasta su desembocadura en el mar. Pero lo que más nos atraía era la posibilidad de navegar entre glaciares y témpanos de hielo en un río que jamás se hubiera descendido antes. Investigar, recorrer y ser los primeros en descender un gran río.


La logística es una parte muy importante de una expedición y en Groenlandia no resulta muy sencilla. Para ello tuvimos que recopilar información geográfica de muy diversas fuentes, entre las que se encontraba el glaciólogo vasco Eñaut Izagirre al que agradezco especialmente su colaboración. También debemos mencionar al piloto de hidroavión Thomas Bramer, con el que sobrevolamos los glaciares y ríos elegidos para la exploración.

A primeros de Agosto nos desplazamos a Groenlandia para comenzar a organizar la logística y 10 días más tarde partir hacia la exploración de los ríos “Kurssuaq” y "Qorossup Kugssuaq"




EL VUELO, PREPARANDO LA LOGÍSTICA.

Sobrevolar un territorio en Groenlandia es de por sí una actividad extraordinaria. Aun así para nosotros era un método de reconocimiento indispensable para desarrollar una expedición de mas de 10 días. Durante 3 horas sobrevolamos los fiordos al sur de Sermiliq grabando todos los fenómenos que sucedían en las montañas y ríos.

Cuando terminamos el vuelo analizamos toda la información en Nuuk, con la ayuda de los ordenadores descargamos toda la información a mapas. Con toda esa información desarrollamos un plan de ataque.

Las características del terreno en Groenlandia no nos daban muchas opciones. Debíamos ser independientes y autosuficientes. No teníamos acceso a ayudas externas. Recorreríamos las distancias de acceso a pie y descenderíamos a bordo del kayak. Para ello meteríamos todo el material de acampada, comida y ropa de vestir dentro del kayak. Usaríamos los kayaks como contenedores o mochilas para guardar todo el material y cargaríamos con el kayak en la espalda durante el acceso a pie. Una vez en el río, navegaríamos también con el material de acampada, comida, etc, dentro del kayak

De esta manera conseguiríamos una gran movilidad e independencia.

El primer río elegido fue el Kurssuaq, un gigante de agua gris situado a 6 horas de Nuuk. Nos desplazamos en lancha hasta la desembocadura y montamos campamento base.

El equipo. De izquierda a derecha, Edu Sola, Aitor Goikoetxea, Fermin Perez (Mino) y Mikel Sarasola



COMIENZA EL ACCESO

Para acceder a las fuentes debíamos ganar 650m de altura que recorreríamos por laderas y lagos de montaña. Una vez en las fuentes podríamos empezar nuestro descenso hasta el mar. Para el ascenso elegimos seguir la cuenca de un río situado al fondo del fiordo Grædefior (Kangerdluarssuaq) que, por características extraordinarias, había perdido su caudal habitual y desde hace pocos años fluía por un nuevo cauce. El cauce antiguo se mantenía prácticamente seco, por lo que nos resultaría sencillo caminar con los kayaks en la espalda.

Comenzamos la caminata en un valle amplio y cálido, con abundante pesca y multitud de mosquitos. Equipados con las mochilas NRS, especiales para portear, cargamos con el kayak al más puro estilo Nepalí. Poco a poco fuimos ganando terreno mientras cruzábamos el arroyo una y otra vez.

Después de 4 días caminando por laderas inestables, llegamos un lago glaciar situado a mitad de camino. El lago nos permitía ganar terreno montados en los kayaks, algo que agradecimos mucho y aprovechamos para descansar piernas, entrenar brazos y avanzar más rápido.


Nuestro paso por el lago intermedio nos dio la oportunidad de hacernos a la idea de las dimensiones del río que íbamos a descender. El tamaño superaba las expectativas y los rápidos necesitaban un análisis exhaustivo antes de ser navegados. Una vez en la orilla apreciamos un caudal de cerca de 300 m3 por segundo o lo que es lo mismo 300.000 litros por segundo, tres veces más de los estimado. Indicativo de que las fuentes estaban todavía lejos.

La expedición se tomo un descanso mientras valorábamos continuar río arriba en busca de las auténticas fuentes o comenzar el descenso desde los lagos. No llevábamos comida para aumentar el número de días de expedición pero la idea de comenzar en el nacimiento era demasiado atractiva. Tocaría racionamiento de comida y seguir la exploración hacia las fuentes.

Aparcamos por unos días los kayaks en el lago y continuamos la exploración a pie. El terreno de montaña se volvió más agreste aunque poco a poco ganábamos terreno hacia el nacimiento. Tras 2 días de exploración encontramos la ruta que nos llevaría a los lagos superiores, a las verdaderas fuentes, a los que decidimos llamar coloquialmente, "Lagos de la Eternidad". Descendimos a por los kayaks y volvimos a subir a los “Lagos de la Eternidad”. Durante el acceso aprovechamos para analizar el río y hacernos a la idea de lo que nos esperaba durante el descenso en kayak. La valoración fue positiva aunque con ciertas reservas ya que el río se veía muy fuerte y grande.




A BORDO DE UN KAYAK

Recorrido realizado en kayak, alrededor de 90 km. Comienzo en el lago azul oscuro y terminamos en el mar

Comenzamos el descenso sabiendo que nos íbamos a adentrar en terreno peligroso donde nadie antes había estado. Esto significa que podíamos encontrarnos situaciones complicadas. El mayor peligro al que nos enfrentábamos durante la navegación era perder el material. En caso de vernos superados por las corrientes y tener que abandonar el kayak, podíamos perder todo el material de campamento, comida y ropa seca que guardábamos dentro del kayak. Eso podría suponer tener que abandonar la expedición.

El descenso comenzó en el desagüe de los lagos superiores. Los primeros rápidos eran unas rampas de agua cristalina, fáciles de navegar y con un paisaje espectacular. Rápidamente llegamos a una hoya creada por la retirada de los glaciares. Enormes masas de hielo se abrían paso entre las montañas y creaban un ambiente mágico mientras seguíamos navegando hacia el norte. Después de 2 horas de navegación, los diferentes aportes de agua provenientes de los glaciares que teníamos alrededor multiplicaron el caudal del Kurssuaq y cambiaron el color del agua a un gris claro y arenoso. Continuamos la navegación con más cautela pero contentos con el ambiente que el río iba pillando.


Pocos km más adelante el valle giraba hacia el Oeste y se volcaba directamente sobre el hielo de un glaciar. La desembocadura del glaciar de 100m de altura sería una de las orillas del río. El río fluía cerca de 7 km paralelo al glaciar con una orilla de rocas y la otra de hielo. En ocasiones el glaciar soltaba pequeños desprendimientos de hielo al cauce. Modificando el mismo y haciendo imprevisible el comportamiento del agua.

Navegamos los 7 km de hielo sin parar, sintiendo una sensación de miedo y descontrol. Aun así disfrutamos de una experiencia única e irrepetible, solo posible en tierras polares y que nos llenó satisfacción. Cuando llegamos a los lagos intermedios era tarde y debíamos buscar un lugar para dormir. El primer día había sido muy intenso y debíamos buscar un lugar resguardado del viento.

Llegada del río a la primera confluencia, aumento importante del caudal.




Aitor parando en la orilla entre icebergs con una pared de hielo de fondo
Campamento en una isla frente al glaciar. Nos encontramos en el primer lago.

Noches de campamento bajo las auroras boreales.


Un largo paleo entre lagos y dos noches de campamento en islas, nos transportaron al "Desagüe de la Atlántida". Un auténtico embudo que hace de tapón frenando el lago inferior. El agua fluye por una cascada que finaliza en forma de rebufo después de rebotar en ambas orillas. Acampamos a orillas del rápido para poder analizarlo correctamente. El río continuaba sin descanso hasta lo que daba la vista. Esa noche dormimos poco.

A la mañana siguiente embarcamos debajo de la cascada evitando el rebufo. Entramos directamente en la acción con rápidos continuos, uno detrás del otro, encañonados y desordenados. La navegación resultaba impresionante, arriba y abajo movidos por la fuerza del agua, zarandeados por los cambios de velocidad y un poco más hundidos por el gran peso del equipaje que llevábamos dentro de los kayaks.

Nos organizamos por parejas y, mientras la primera pareja salía a la orilla y subía por la ladera para analizar los rápidos, la segunda pareja navegaba confiando en las indicaciones de los analistas. Cuando el río diera un respiro, la segunda pareja pararía en la orilla para analizar también los siguientes rápidos y de esta manera poder explicar a la primera pareja como navegar los mismos. El estilo dio sus frutos y avanzamos lentos pero seguros.


Navegamos dos cañones profundos con rápidos muy continuos hasta que el río nos dio un respiro. El cañón se mantenía pero los rápidos se iban a alternar con aguas más tranquilas. Perfecto para acampar y celebrar este magnífico día. Lo llamamos “Campamento Marciano”, porque sólo había roca y hielo, ni rastro de vida, y la luz brillaba por su ausencia. El hielo y el viento dentro del cañón enfriaban el ambiente, dándole un aspecto muy marciano. Esta noche hubo auroras boreales.

Los siguientes 4 días continuamos la navegación por el río mientras nos dábamos cuenta de la gran experiencia que estábamos viviendo. Estábamos navegando una autentica maravilla de río, con rápidos grandes y nobles, situados entre glaciares y grandes montañas de hielo. No queríamos que se terminara, pero lamentablemente llegamos al fiordo.

Rápidos continuos y con el río de orilla a orilla.

Edu entrando a una olita simpática.

 

Aitor en el tramo bajo del kurssuaq mucho mas grande y noble.

Porteo en el tramo bajo del rio qurssuaq, El rio se desploma sobre rocas..


LLEGADA AL MAR

Después de 12 días de expedición llegábamos al fiordo. Habíamos recorrido cerca de 100 km a pie y otros 80km de río. Habíamos completado el primer descenso del río KURSSUAQ. Un auténtico gigante de las aguas bravas situado en Groenlandia. El campo base nos esperaba con abundante pesca y un tepee lleno de comida.


Si tuviera que definir el río, diría que “Tiene su comienzo en los lagos de montaña, se adentra en un glaciar multiplicando su caudal, desagua en lagos intermedios, escapa de los mismos por profundos cañones, continua por un territorio lunar salpicado de rápidos en una sección que bien podría ser uno de los mejores RAFTING del mundo y termina desplomándose al fiordo en una cascada gigante."

Campamento junto al mar. al fondo del fiordo el río Kurssuaq.




lunes, 17 de octubre de 2016

Mision Groenlandia 2016. CAPITULO 2: Trekking por la ruta desconocida. Que nos espera?

Escrito por AITOR GOIKOETXEA


Amaneció como un día cualquiera, pero en nuestras caras se reflejaba una sonrisa que tanto tiempo esperábamos que saliera. Nada más despertar, nos miramos los unos a los otros y con emoción nos decíamos….  “Por fin esto empieza! No hay marcha atrás! Yiiijaa!!”  Con la incertidumbre de lo que nos vendría más adelante, recogimos el campamento y comenzamos a montar todo el tinglado para poder llevar el kayak a la espalda lo mejor posible.
     
La primera vez tardamos entorno a media hora en montarlo (esperando que cada día fuese más rápido) y directamente pusimos los kayaks de lado en los cargueros NRS. Este estilo de llevar los kayaks no muy conocido (lo más utilizado es llevarlo de pie), fue una idea de Mino y Mikel, de cuando estuvieron por las tierras nepalíes, donde vieron a los porteadores que contrataron para hacer un porteo de más de  una semana probando todo los métodos posibles hasta que acabaron todos de esta manera. Así que Edu y yo confiando en su criterio decidimos sumarnos al nuevo estilo.
       
El primer día de trekking avanzamos más de lo que pensábamos, no encontramos grandes dificultades ni mucho desnivel, pero sí algunos tramos con mucha maleza y rocas lo que dificultaban y ralentizaban nuestra marcha. Durante toda la travesía no había ningún tipo de senda hecha por el ser humano así que no nos quedaba otra que confiar en los trazados creados por el  paso de los renos.



Mikel al inicio del trekking a punto de cruzar el río


¡Abriendo camino por donde se pueda!  A la derecha se puede ver como sorteamos los sauces con el kayak arrastras
Durante el día inicial vimos que en el riachuelo por el que andábamos había una masificación de truchas asalmonadas. Era el momento idóneo para que Edu y Mino pusiesen en práctica su habilidad de pescar tan reconocida en el mundillo del kayak. Sin la necesidad de usar más que una pita de 8m y una cucharilla atada en su extremo, se dedicaron a sacar una presa tras otra en todos sus lances. Al final, visto que eso podía convertirse en una exterminación, pusimos como límite una hermosa pieza por cabeza para luego así poder cenar bien a gusto.
 Después de caminar desde las 9am hasta las 8pm para solo hacer en torno a 8km, encontramos nuestro recoveco idóneo a las puertas del primer cañón del recorrido. El campamento lo montamos justo debajo de una cascada espectacular que salía directamente desde un agujero en el techo de la montaña, un lugar extremadamente bonito. Durante la cena empezaron a aparecer todo tipo de dolores en el cuerpo...
Aitor enganchado entre dos rocas, al fondo la cascada y nuestro futuro campamento
El día temible del trekking llegó, la etapa con mayor desnivel, a lo que había que añadirle el cruce de un cañón. Lo primero, nada más adentrarnos al cañón vimos que el río que lo surca llevaba poco caudal posibilitando el caminar por sus escarpadas rocas. Fue una caminata muy lenta y pesada pero todo malo tiene su recompensa, seguía habiendo un sinfín de peces en las pocillas por lo que en una decidimos parar a descansar y cogernos nuestra cena.
                                                      El cañón que nos ralentizó mucho la marcha
Una vez cruzado el cañón y haber recorrido unos kilómetros por un terreno menos hostil, llegamos al segundo cañón, este sí que era imposible remontarlo. Al final, después de barajar las escasas opciones no nos quedó otra que subir un buen cacho empinado de la montaña, lo más duro del trekking. Imaginaos con un kayak a la espalda con todo el material (entorno a 40kg) ¡trepar! por un terreno de piedrillas sueltas ascendiendo unos 100m y tardando casi 2h, horrible.
Porteando el segundo cañón. Arriba a la derecha los kayakistas descienden la montaña con los kayaks en la chepa.

Destrozados físicamente pero mentalmente más fuertes que nunca, decidimos hacer el máximo de distancia posible para ir ganando terreno. Al final llegamos a una explanada, montamos nuestro campamento y aprovechamos para recolectar arándanos (fruta que se encontraba por doquier) para picar y madera suficiente para preparar un exquisito plato de truchas cocinadas a la plancha al punto de sal. 
Los días pasan volando, pero el recorrido se hace eterno, y ya estamos en el día 3. Nuestros cuerpos van dando avisos de flaqueza por culpa de toda la caña que les estamos dando pero al estar tan cerca del inicio del río, la fuerza de nuestra mente se sobrepone al cansancio físico y comenzamos con buen ritmo el día. Sin contratiempos, después de comer, llegamos al primer lago que está al lado de otro lago donde desemboca el glaciar desde el campo de hielo. Por fin nos desharíamos de tener que cargar todo a la espalda y quedaba poco para adentrarnos en nuestro terreno.
 
El lago que llega hasta el glaciar, nuestro campamento durante 3 días
Ya casi de noche y con la temperatura descendiendo vertiginosamente, nos tocó palear 2-3h por el lago hasta llegar a una playa (creada por el sedimento que trae el glaciar). Mientras se preparaba la cena, sacamos el mapa y trazamos el plan de los siguientes días. Ya habíamos hecho lo que, a priori era, lo más duro.
A la mañana siguiente decidimos dejar todo el material pesado (kayaks, material,…) y cargamos con los imprescindible para sobrevivir 2 días. Nuestra idea no era otra que escoutear el río que llegaba al lago en busca de su nacedero para así intentar alargar lo máximo el descenso.
 Fueron cerca de 10h de caminata, duro pero con unas vistas que pocas veces en nuestra vida vamos a tener opción de volver a contemplar. Sabíamos, porque habíamos visto en google earth que el río no nacía en el glaciar en el que estábamos, sino que venía de más arriba, pero no teníamos claro que esa parte fuera navegable.
Durante el trekking primero vimos que el tramo del río que cruzaba por el frente del glaciar llevaba más agua de lo que pensábamos, llenos de icebergs que se habían desprendido de las paredes del glaciar.
Mikel y Mino scouteando el río
Una vez alejados del frente del glaciar vimos que el río, en la mayor parte, era un clase III-IV pero en un par de tramos se estrechaba haciendo unos rápidos inmensos (clase burrada). Llegados al lugar donde se encontraba el material previamente depositado (Mino y Mikel habían dejado algo de material en este lago cuando sobrevolaron la zona en hidroavión) y después de montar el campamento decidimos que lo ideal sería volver al lugar donde habíamos dejado los kayaks, volver a cargarlos a la espalda y empezar el descenso desde este lugar. Sabíamos que no iríamos bien de tiempo porque esto significaba que tardaríamos 3 días más (un día bajar hasta los kayaks, otro día subir y otro descender con el kayak) y visto que de comida íbamos justitos (parte de la comida tenía moho) nos esperaba una elegante reducción en la ración de comida para los próximos días.
                  El último campamento antes del descenso, a la derecha se aprecia el inicio del río

Y por fin, 3 días después de haber iniciado el trekking, nos encontramos acampando en la esquina del lago justo donde empezaríamos el descenso. Ya sabíamos que en el mejor de los casos no volveríamos a tener que cargar el dichoso kayak a la espalda y solo nos dedicaríamos a descender por el Río Kurssuaq hasta el fiordo. Estábamos con alguna que otra dolencia física, pero ya habíamos hecho lo que menos nos gustaba, lo más duro, la satisfacción personal era total. Ahora ya solo tocaría guardar todo en los kayaks, meter nuestros culos dentro y empezar a palear los más de 100km de puras aguas bravas.
Lo mejor estaba por venir.

martes, 4 de octubre de 2016

Mision Groenlandia 2016. Capitulo 1. La eleccion de los ríos.



Localización del río Kurssuaq, nuestro destino de exploración.
La llegada a Nuuk marcó el comienzo de la exploración. Era el momento de convertir el proyecto en realidad...

Mikel, Edu y Aitor partieron de avanzadilla para organizar toda la logística "In Situ" para que cuando yo llegara ya estuviera todo listo, y pudiéramos marchar directamente al río.

Desde la última reunión en Jaca, manteníamos la apuesta  3 ríos de características muy diversas, con la idea de cubrir todas las alternativas. Era algo necesario dada la poca información cartográfica de la que disponíamos.
Una vez en Groenlandia sería necesario verificar esa información. Para ello contábamos con mapas antiguos conseguidos en Nuuk pero de escalas demasiado grandes. Ciertas rutas marcadas en Google Earth rutas sin demasiado detalle. Por último teníamos también ciertas orto-fotos de satélite donadas por el glaciólogo, Eñaut Izagirre con los desniveles intensos marcados sobre el mapa. Aun así considerábamos que era necesario ver el territorio con nuestros propios ojos y por ello organizamos un vuelo en hidroavión.

Para ello contamos con la ayuda de Thomas, un aguerrido piloto amante de la aventura y deseoso de descubrir nuevos lugares para aterrizar. Se juntaron el hambre y las ganas de comer.

Organizando el material cartográfico en Nuuk en casa de Thure de Turing Greenland
Planeando la ruta junto con Thomas (Piloto) y su mujer que venia de volar.
La ruta a sobrevolar con el avión debía estar muy clara ya que el combustible del avión y la meteorología  iban a condicionar el tiempo de vuelo invertido. Trazamos un plan de ida y otro de vuelta y nos pusimos en marcha.

Una vez en el los fiordos al sur de Sermiliq, nos dimos cuenta de que uno de los ríos elegidos con nombre "Qorossup Kugssuaq" resultaba muy peligroso. "El primer glaciar terminaba en un lago gigante creado por el bloqueo de un segundo glaciar. Cuando el fondo del segundo glaciar se derretía, se abría un paso de agua enorme, aumentando repentinamente el caudal del río convirtiendo el mismo en un foco de riadas” Las orillas delataban mucha inestabilidad mientras el río fluía con un caudal muy superior al que se le supone. Desechamos el río por muy peligroso.

El rio Qororssup fluye de lago a lago, y después se estrecha por un desfiladero creado a causa de una falla.

Nuestro segundo reto era el río KURSSUAQ que está situado muy alejado de la costa y que durante su recorrido franquea uno de los glaciares mas grandes que la zona. Desde el avión parecía practicable por lo que este podía ser un de los elegidos para explorar.

Si lo definiera diría que tiene su comienzo en los lagos de montaña, se adentra en un glaciar robándole terreno mientras multiplica su caudal, desagua en lagos intermedios, escapa de los mismos por profundos cañones, continua valle abajo por un territorio lunar salpicado de rápidos en una sección que bien podría ser uno de los mejores RAFTING del mundo y termina desplomándose al fiordo en una cascada gigante. Creo que no había elección este debía ser nuestro río!!

Más al sur nos quedaba el río Sinarsuq que parecía tener un acceso muy complicado pero es difícil mejorar las prestaciones que nos ofrecía el Kurssuaq. Nos centramos pues en el gigante inuit llamado “Río grande” en su idioma.


Vistas del glaciar Sermiliq desde el Avión.

Vista desde el avión del río Kursuaq. Zona media donde se intercalan rápidos con remansos provocados por el desplazamiento de tierras originado por los glaciares colgantes.

De vuelta en Nuuk nos propusimos organizar todo en un par de días y salir a por el río Kurssuaq, solamente necesitábamos una ventana de buen tiempo para navegar los fiordos.

El viento por fin paró y comenzamos la ruta hacia Græfiord. Navegamos todo el día. De camino montamos un campamento en la desembocadura del Kurssuaq, con la intención de dejar material, comida y algo de ropa extra para nuestra llegada. Buscamos agua, un lugar resguardado y montamos el tepee. Cuanto tuvimos el campo base listo continuamos hacia el fondo del fiordo donde pensábamos iniciar la caminata hacia las fuentes del río.

Nos esperaban 3 o 4 días de caminata hasta los lagos intermedios y una exploración posterior en terreno de montaña. Montamos campamento y nos despedimos de Jhon y Thure nuestros pilotos de lancha. A partir de ahora estábamos solos. Los meses de espera por fin tenían su recompensa. Al día siguiente comenzaríamos el ascenso.

En el mapa podemos observar el campo base en frente de la desembocadura del río Kurssuaq, El primer campamento al final de fiordo y el lago donde comienza el río Kursuaq.

domingo, 18 de septiembre de 2016

Rio Kurssuaq, presentacion de la aventura.

Después de un mes exploración en tierras árticas, ya estamos de vuelta. y he de decir que Groenlandia mola!

Durante todo este mes hemos estado surcando los fiordos del sur de Nuuk en busca de ríos de gran dificultad para explorar y descender. No es tarea fácil ya que el desplazamiento en tierras Articas es complicado debido a la inestabilidad del tiempo y la escasez de carreteras. Pero a la vuelta podemos decir que hemos encontrado una auténtica maravilla, una joya de las aguas bravas, un pepino de rio!!

Comenzamos la expedición sobre-volando el territorio a bordo de un hidro-avion, el aparato era pequeño, justo para cargar con 2 de nosotros y algo de comida que dejaríamos en los lagos superiores cerca del Inlandis. El vuelo nos sirvió para hacernos una idea de lo qué nos íbamos a encontrar durante la exploración, un terreno muy expuesto y sensible a colapsos de la naturaleza.

La expedición continuó con el acceso a pie al río Kurssuaq, el gigante elegido para la ocasión que teñía el agua del mar de un color gris claro, dejando una huella sobre el fiordo de cerca de 40 km. La cantidad de agua y sedimento que transporta este río nos dejo sin aliento, pensando durante todo el treking que posiblemente nos habíamos pasado en la elección. "Desde la avioneta se ve todo más pequeño y quizás hemos calculado mal” esta frase me rondaba por la cabeza durante todo el treking

La llegada a los glaciares nos dejó en otra situación muy comprometida, con el río extendiéndose a lo largo del glaciar durante varios caida de hielo, pudiendo este modificar el cauce o directamente bloquearlo. Jamás habíamos navegado en lugares como este y nos sentimos muy inseguros pero felices.

Posteriormente el río se veía bloqueado por dos cañones profundos y llenos de rápidos que generaban 2 lagos de grandes dimensiones. Conforme cruzábamos los lagos la dudas se iban resolviendo, efectivamente el caudal iba a ser enorme pero encontraríamos muy pocos porteos.  El comienzo del rio es como gigantesca taza de water donde el lago desagua sin control entre paredes y rocas. 5o m de caída vertiginosa, dan paso a enormes rápidos encañonados.

Durante el descenso encontramos autenticas maravillas de la naturaleza como icebergs errantes, lagos turquesas o glaciares colgantes que detallaremos durante los artículos que estamos preparando.

Ahora para abrir boca, os dejo con unas fotos y os invito a revisar el blog de //Misiongroenlandia// donde encontraréis mas información sobre el viaje.

Un abrazo

A la llegada al campo de hielo nos encontramos con estos pedazo de glaciares empujados hacia el rio.


Mikel ajustando el carguero NRS mientras Aoitr descanso sobre una piedra.

Bonitos campamentos a orillas de los lagos de montaña. La tienda Doite tuvo que soportar grandes tempestades y gracias a la robustez aguantamos muy dignamente.

Navegando uno de los rapidos de la salida del cañôn.
Mirando los rápidos desde bien lejos
Mikel y Edu navegando entre rápidos de agua lechosa.


Campamento al otro lado del fiordo. Tepee de Touring Greenland y nuestra tienda Doite. Al fondo el último rápido del rio Kurssuaq

Magníficas noches de auroras boreales.

miércoles, 17 de agosto de 2016

Groenlandia a un paso. Como empezó todo.

Icebergs flotando en la bahía de Narsaq sur de Groenlandia. Foto de 2008

Estamos a mediados de agosto y la noche empieza a ganar terreno al día, La temporada de verano continua agitada y todavía quedan 10 días de jaleo con el rafting. Después de trabajar duro desde febrero ha llegado el momento llevar a cabo proyectos personales como el que a continuación quiero explicar. Pero antes quiero agradecer a mis compañeros Txomin y Chema el apoyo que me brindan con este viaje tan especial. Gracias por ayudarme a aprovechar esta oportunidad… A la vuelta espero veros preparando el viaje al Cañón de Colorado de este otoño os deseo mucha suerte!!

Ahora me centraré en Groenlandia. Por fin ha llegado el momento de llevar a cabo la aventura. Comienza un viaje de kayak de exploración, una aventura de las de recordar. El objetivo que nos marcamos cuando comenzamos con esta "ida de olla" era explorar un territorio virgen con ojos y manos de piragüista, un lugar lejano, con ríos, en territorio virgen y para ello nos hemos venido hasta Groenlandia.

Todo empezó en Nepal, planeando la ruta del Humla Karnali. Nos sentábamos frente a la recepción de un hotelucho en Pokara. Mikel hablaba de su amor por los territorios fríos, áridos y extremos. Mientras preparábamos la expedición me hablaba de Groenlandia, y del calentamiento global. Como podía llegar a ser un destino para futuros piragüistas. Yo, que realmente había estado en la Isla, no pensaba que podríamos encontrar grandes joyas pero su pasión me daba ánimos para acompañarlo en su búsqueda. Prometí contactar con Javi Galvez e investigar sobre las posibilidades de esta tierra inhóspita.

La isla de los Inuit no siempre ha estado helada. Hacia el año 1000 las altas temperaturas disponían a la población de una manera muy diferente. El viejo continente se cocinaba de calor mientras pasaba hambre entre sequía y sequía. Los vikingos encontraron un clima muy propicio en tierras escandinavas y aumentaron la población comenzando su expansión hacia Europa del sur, y America. Es de estos pobladores de donde proviene la palabra Groenlandia (greenland en ingles), tierras verdes. Durante casi 200 años los vikingos habitaron el sur de la isla, dejando pequeños vestigios hasta el comenzó la pequeña era glaciar de la edad media.

Hoy en día la isla cuenta con una masa de hielo de hasta 3 km de grosor que acumula cientos y cientos de capas de hielo desde tiempos muy lejanos. Los científicos buscan partículas atrapadas en el hielo para conocer el pasado. El mar es un entorno más cambiante, durante el invierno se hiela y los barcos dan paso a las motos de nieve. Algunos todavía se mueven con medios tradicionales como los trineos de perros. Pero cuando llega el verano, parte de la capa de hielo no permanente de derrite. Es en este tipo de terreno donde se inventó el kayak un forma excelente de surcar un batido de agua y hielo donde abunda la comida.

Nuestra exploración se centró principalmente 3 manchas de tierra que aparecen sobre esta blanca masa de hielo. Los glaciares empujados por la fuerza del "inlandis" ceden aquí ante el avance de la roca. Debido al retroceso de los mismos aparece un paisaje de montaña y lagos con vastos terrenos de tundra y roca desnuda. Los ríos fluirán en este ambiente polar desde los glaciares hasta el mar, cada uno con unas características diferentes.
Las fuentes se encuentran a una altitud media de 500m sobre el nivel del mar, dependiendo de la longitud de cada río encontraremos un desnivel mayor o menor. La idea es navegarlos desde las fuentes hasta el mar. Uno a uno, montando un campamento base en los fiordos. Creo que muchos conoces el proyecto ya…

Con estos ingredientes nos encontramos en Groenlandia a punto de partir a lo desconocido. Personalmente me encuentro emocionado, esta vez me siento de verdad un explorador. Solo la sensación me emociona y da sentido a todos los "porteos de la muerte" que nos toca hacer.  Vamos a ver que tal sale!!

Quiero además destacar la ayuda de los patrocinadores de este viaje sin los cuales el proyecto habría sido imposible. Touirng greenland, Turismo de Groenlandia, Artic Yeti, NRS, AML Sport, Ternua y Fase Asesores. Además quiero dar las gracias a los patrocinadores que me ayudan durante todo el año como Jackson kayaks, Ape Stuff, Doite y River Guru. Muchas gracias to todos por hacer esto posible.

lunes, 15 de agosto de 2016

Tierra de Gigantes con nacho Viscasillas

http://www.aragonradio.es/radio?reproducir=144411

Os dejo un podcast de Aragón radio con Nacho Viscasillas en el programa tierra de Gigantes, sobre aventuras deportivas me hizo un entrevista.
A partir del min 6.20 empieza la entrevista. La verdad es que escuchándolo me di cuenta de que ni le deje hablar...




jueves, 14 de julio de 2016

Groenlandia Mission 2016 vuelta a los orígenes.

Hace 8 años que visité por primera vez Groenlandia. En aquella ocasión viajaba para trabajar en Tasermiut una empresa que se dedica a realizar viajes de aventura en estas tierras polares. En mi caso viajaba como guía de kayak de mar en los fiordos del sur. El paisaje me estremeció debido a su inmensidad. El simple hecho de desplazarse de un lugar a otro   era toda una misión y pensé que realizar una misión de reconocimiento en este territorio sería una tarea muy difícil.

Groenlandia representa para mi una tierra virgen, inexplorada, el origen del kayak, el abismo de la distancia, la representación de unas barreras insalvables, la vuelta a los orígenes, la vuelta al paleolítico pescado con arpón y caminando a pie, una sociedad tribal sumergida en el siglo XXI, el colapso de los contrastes. El reto va a ser difícil pero ahora estamos preparados.

Me siento otra vez ilusionado por explorar parte del planeta y hacerlo a bordo de mi kayak. Es una sensación única presentarte ante la incertidumbre de un proyecto de estas características donde intentaremos completar el descenso de varios ríos inuit.

Calentándonos en un fuego hecho con rastrojos.

EL EQUIPO
Formo parte de un equipo muy completo que aúna, experiencia, juventud ganas de hacerlo bien y mucho humor. Juntos hemos preparado el proyecto desde hace 6 meses y cuando queda poco más de 1 mes ya no hay marcha atrás.

El equipo está formado por los siguientes

Edu Sola: Joven y fuerte piragüista pamplonés que atesora numerosos descensos de gran dificultad. Especialista en freestyle y freeride. Liderará los descensos.
Aitor Goikoetxea: Técnico de la federación española de piragüismo y experto piragüista de expedición se encargará de la logística alimentaria gracias a su habilidad con la pesca.
Mikel Sarasola: Cámara y editor de video ademas de kayakista extremo. Dirigirá la grabación de la película que recogerá las vivencias del equipo durante la expedición.
Javi Gálvez: Experto en territorios del Ártico y coordinación de expediciones. Javi se encarga de la logística del material, parte meteorológico y coordinación con agentes locales.
Thure: Islandés de nacimiento trabaja en Groenlandia como guía de montaña. Se encarga de la logística de desplazamiento en la isla, trayectos por tierra y mar.
Fermín Perez (Mino): Experto kayakista experimentado en viajes. Conocedor del territorio Groenlandés liderará la logística de la expedición.

Todos juntos formamos un gran equipo preparado para cualquier reto. Además de el equipo humano formado por los 6 principales actores de este viaje, contaremos con la ayuda exterior de muchos amigos y amigas que siempre nos apoyan en los viajes al extranjero. Es una expedición muy complicada que ha requerido la ayuda de otros muchos actores que nos han ayudado de diversas maneras.

AYUDAS Y PATROCINIOS
Jackson Kayak: Conocida marca de kayak muy involucrada en el viaje de exploración que preparamos.
Fase Asesores: Asesoría de abogados afincada en Navarra.
Turismo de Groenlandia: Agente gubernamental encargado del desarrollo turístico de la isla.
Touring Greenland: Agencia de viajes que opera en Groenlandia. Realiza viajes cerca de Nuuk
River Guru: Empresa de rafting española experta en viajes de aventura
Artic Yeti: Agencia de viajes española que opera en Islandia y Groenlandia.
Alm Sport: Distribuidora de productos alimenticios para deportistas.
NRS: Conocida marca de material de rîo, rafting, kayak, pesca…
APE Stuff: Fabricante de material deportivo destinado a las aguas bravas, marca hispano-Argentina.
Sandiline: Fabricante de material de piragüismo
Ternua: Conocida marca Vasca de material de montaña.

EL PROYECTO
La idea que tenemos es desplazarnos al sur de Nuuk, la capital de Groenlandia (aunque no por ello el territorio más accesible) y desde allí navegar en barco hasta un territorio libre de hielo. En esta zona el Inlandis ha retrocedido de manera singular y deja bastos terrenos por explorar con ríos que fluyen hacia el mar.
Queremos explorar estos ríos, navegarlos, reseñarlos, y descenderlos a bordo de nuestros kayaks de aguas bravas.

La singularidad de nuestro proyecto radica en sumar a la dificultad de la logística de una expedición en tierras polares, el compromiso de unos ríos elegidos en función de la dificultad técnica. Queremos descender los ríos navegables más difíciles de Groenlandia, unos por su desnivel y por su gran caudal. La expedición se desarrolla en tierras alejadas de cualquier población, territorios sin explorar, con la mera cartografía de google earth, sin información extra para confirmar.

Partiremos de Nuuk en barca de camino a los ríos, con el equipaje cargado dentro del kayak y con una mochila que se adapta a los kayaks para cargar 50 kg en la espalda. De esta manera remontaremos el cauce del río investigando los rápidos mientras tomamos altura. Dentro del kayak llevaremos todo el equipaje de campamento, comida, ropa y material necesario para la expedición. Sin duda esta será la parte más dura del viaje. Una vez en la cabecera del río descenderemos montado en el pesado kayak de camino al mar.

Año 2008 algun lugar cerca de Narsaq, al sur de Groenlandia

LOS RÍOS
Tenemos un gran abanico de ríos preparados para la ocasión, todos ellos vírgenes y por explorar. En futuros artículos entraremos más a fondo en los propios ríos y nuestros camino a seguir, de momento decir que hay mucha variedad y el territorio sorprende.


QUIERO SEGUIR LA EXPEDICIÓN
Para seguir la expedición vamos a preparar una sección especial en la página de River Guru donde pondremos noticias sobre la expedición. http://www.riverguru.es/info/expediciongroenlandia

Además hemos creado un Facebook llamado Mission Groenlandia 2016 FACEBOOK

Allí compartiremos todas las fotos y enlaces de lo que suceda alrededor de la expedición. Allí compartiremos toda la información, las vivencias y cronicas de unos días especiales.
Trataremos de dar información en tiempo real sobre el desarrollo de la misión y el cumplimiento de los objetivos.

COLABORAR
Como muchos sabréis hemos hecho unas camisetas terminas con el logotipo de la expedición para conseguir vuestro apoyo. Las camisetas se encuentran en Murillo de Gallego en RIVER GURU y se pueden comprar por 10 euros. De esta manera nos ayudareis a sufragar los grandes costes de esta pedazo de expedición.

La maquina se ha puesto en marcha y todo el equipo estamos con mucha ilusión. Esperamos que os ilusione a vosotros también y que se sea divertido seguir nuestras andanzas por estas tierras polares. Lo vamos a dar todo!!

Mino

Camisetas a la venta en RIVER GURU Murillo de Gallego.

lunes, 4 de julio de 2016

De los Pirineos a Groenlandia.

Porteando el kayak de camino al barranco de ordiso


Esta a punto de concluir una temporada de agua muy rara en los Pirineos. Los principales ríos como Ara, Cinqueta y Cauteret todavía nos dan la oportunidad de seguir remando, pero en poco tiempo tendremos que ir pensando en nuevos retos y viajes al extranjero en busca de nuevas emociones. Echando la vista atrás debemos estar muy contentos por que hemos tenido la oportunidad de remar los clásicos durante 4 meses.
El Ara con sus 6 tramos de clase IV y V
El Cinqueta clásico
y Cauteret… y muchos otros ríos que esporádicamente han tenido agua.

Pero como no podía ser de otra manera, ya estamos buscando otros retos y para este año tenemos organizado un viaje al mas puro estilo RIVER GURU. El destino será Groenlandia. Un VIAJE con palabras mayores, con destino a un lugar desconocido, donde intentaremos explorar 3 ríos y completar un descenso autónomo en un territorio virgen. Para nosotros es todo un reto y lo hemos llamado GROENLANDIA MISSION 2016.
El viaje comenzará el 15 de Agosto y es una gran apuesta por parte del equipo formado por: Mikel Sarasola, Edu Sola, Aitor Goikoetxea y un servidor Fermin Perez Larrea (Mino).

Un viaje de estas características requiere de un entrenamiento específico ya que tenemos la obligación de trabajar en total autonomía, debido al aislamiento de las zonas con respecto a la población. Tendremos mucho tiempo de hablar de esto asi que me gustaría volver a los Pirineos y contar como ha ido la temporada. Mas adelante daremos todos los detalles sobre el nuevo reto que nos proponemos acometer.

La primavera en Pirineos ha estado llena de altibajos, con mucha agua en los ríos clásicos y pocas oportunidades de remar los ríos más pequeños como Canal de Izas o río Real. Aun así siempre hemos tenido la oportunidad de remar, gracias a lo cual me he podido ir adaptando a mi nuevo barco ZEN un diseño river runer pero que funciona muy bien en creek. Os dejo unas fotos para que conozcáis algunos rincones españoles  que merecen la pena conocer y os invito a todos a venir a conocerlos en persona.
Algunos prefieren portear este paso, edu no lo entiende... jjjj


Llegada al punto de embarque, buen entreno para los que nos vendrá.

Estrechamientos del ara a la altura de la confluencia con el barranco de Ordiso.

Entrando al salto de la cueva del catalan.
El caracol del Ara, un paso que no se aprecia pero que tiene un bonito giro.

Mariano en el salto del puente colgante, y edu en la contra.

Buenas sensaciones con la ZEN.

Edu saltando bajo la lluvia.
Durante el rescate pude llegar hasta este bloque empotrado dentro del barranco de Ordiso (rio Ara). Aquel día tuve que salir con cuerdas ayudado por Miguel y Rafa Bujaruelo. Esta vez encontramos un camino que desciende hasta esta poza y que nos permitió terminar el descenso.

Bonitos paso que quedan después del bloque empotrado.